vinos altos de san esteban

LOS INICIOS DEL SUEÑO

foto_historia

Altos de San Esteban es un proyecto vinícola pequeño, que nace en torno a un grupo de amigos formado en la universidad. Hoy en día, todos ellos profesionales liberales de sectores cómo la medicina y las leyes, deciden acometer la plantación de un viñedo, con el único fin de reunirse y elaborar un vino artesano, con el que disfrutar y divertirse. Todos ellos son grandes aficionados al vino. Manolo Marqués, el artífice de la idea, es Diplomado Universitario en Enfermería y en la actualidad trabaja en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias). Berciano de nacimiento e hijo de viticulto- res, de su padre, conocido como  ́Patarita`, se obtuvo nuestro mejor viñedo –La Mendañona-, con el que elaboramos un vino del mismo nombre y dedicado a él. Gregorio Clavero, cuñado de Manolo Marqués, es Licenciado en Derecho y ejerce como abogado con despacho propio, en Madrid.  José Ramón Álvarez-Bairrada es notario en Villaviciosa (Asturias) y Pedro García es Doctor en Medicina especialista en Radiodiagnóstico con ejercicio como Director Médico en  la Clínica de Radiodiágnostico Avanzado en El Molinón en Gijón. Todos ellos son grandes aficionados a la gastronomía, el vino, los espirituosos, ....

LA CREACIÓN DEL VINO

Se plantan 3 Ha. repartidas casi a partes iguales entre Cabernet-Sauvignon y Merlot y se toma  ́prestada` la viña de Patarita (el padre del socio berciano), de nombre la Mendañona (1,8 Ha.). También se compra un tractor y lo que empezó como un vino para amigos va cogiendo la forma de una pequeñísima bodega, pero bodega al fin y al cabo. Se incorpora al proyecto el enólogo asturiano Germán R. Blanco (2007) y coge las riendas de los viñedos y los futuros vinos. Se compra una antigua serrería en el municipio de Matachana, a las afueras de Bembibre con el fin de construir una pequeña bodega. Las primeras añadas (la primera fué en 2008) se elaboran y crían en las instalaciones de una bodega de la zona, mediante un contrato de alquiler. Las viñas están situadas a las afueras del pueblo berciano de San Esteban del Toral, auténticas viñas de monte, situadas en una antigua zona de viñedos algo marginal y hoy en día dominada de arbustos, árboles, matas y escobas que acompañan nuestro viñedo y dotan al paisaje de una belleza singular y agreste. La otra viña, la que cogimos prestada a ´Patarita` está plantada a las afueras del pueblo de Albares de la Ribera (780 m.) y tenía ya fama entre los viejos de la zona, de dar  ́Mencías de buen grado`. Es una viña de suelos de arcilla roja, suelos bastante habituales en nuestra zona y desconocidos en el resto del Bierzo. Son viñedos de altura (800 m.), bien expuestos y ventilados que maduran muy lentamente (somos una de las últimas bodegas en vendimiar de todo el Bierzo). El trabajo en el viñedo y bodega sobre todo tradicional y poco intervencionista. Es una zona que da unos vinos con una personalidad muy marcada que pretendemos destacar. En el viñedo se utilizan puntualmente algo de azufre y cobre y absolutamente nada más. No se utilizan herbicidas, ni sistémicos. En bodega se trabaja de manera natural y tradicional. Nada intervencionista, se busca la máxima expresión de un paisaje, sus suelos y los viñedos que tenemos plantados en ellos. La crianza se realiza en una mezcla juiciosa de barricas de roble francés usadas. Diferentes bosques y tonelerías pero siempre con tostados medios y bajos. Barricas de 500 y 225 l. El tiempo en barrica y botella lo marcarán siempre los vinos. Estamos dentro del Bierzo pero salimos al mercado como V.T. Castilla y León ¿Por qué? Pues porque algún genio trazó el límite de la Denominación de Origen Bierzo a menos de 50 metros de nuestro viñedo de Albares de la Ribera. En fin...